Marquesina pa los críos ... y los no tan críos

Imprimir
Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Fecha de Publicación Visitas: 1186

Marquesina del Puente La BoleraHace ya tiempo que esto no se mueve, y no habrá mucho que contar, pero algo (aunque poco) hay que decir.

En el puente de La Bolera, hace ya unos meses tenemos instalada una marquesina de madera, muy guapa por cierto. La instaló el Ayuntamiento ante la solicitud de los vecinos, para que los niños puedan esperar al taxi que los lleva al colegio, por lo menos a techo. Esta es una ventaja que nunca tuvimos los de mi edad, por lo menos yo, que nos tocaba cargar con botas, chaquetas y paraguas para esperar a la orilla de la carretera a que el autobús (que en aquellos años en un taxi no cabíamos), subiera pa Bores. Teníamos, eso sí, la suerte de que si el conductor era el de costumbre y estábamos allí de la que subiera, nos cogía y hacíamos una "excursión" hasta Bores. Ahora no hay muchos críos pero por lo menos pueden esperar a techo.

Hace también ya un mes o poco más, los operarios del Ayuntamiento limpiaron la calleja que va desde La EscuelaLos Picúos. Fue a petición de Ana Rosa, la nueva inquilina de la escuela.

Esa calleja, como la mayoría de las que quedan, ya no tienen ni mucho menos el uso que tenían años atrás, ya que por ellas no cabe un coche y ahora aunque sea pa ir hasta casa del vecino, hay que ir en él. ¿Qué arte se daría la gente cuando el coche no llegaba ni a la puerta de casa? Llama la atención lo cómodos que nos volvemos.

La mayor parte de las callejas que había, cuando se hizo la parcelación, desaparecieron. Algunas sirvieron para marcar los trazados de las pistas, por las que sí caben los coches, otras quedaron prácticamente olvidadas y casi sin uso, como es el caso de las que suben desde la Bolúa hasta Laviau o la de Resquilón, de las que poco a poco se hacen dueñas las bardas, la verdad, una pena; otras sin embargo quedaron dentro de las fincas, llegando, por lógica comodidad, a desaparecer, ya que a nadie le gusta tener en su propiedad dos paredes travesadas o una zanja de tres metros de anchura.
De todas ellas tiene la gente mayor muchos recuerdos, no en vano eran los lugares de paso más transitados, y como no, cada una tenía su nombre, que en algunos casos correspondía con la zona por la que pasaba, pero en otras eran propios, por ejemplo la deJahera, la de MariVerdeja, la de Juan de Posá, la de Cubriles, la de Los Picúos, las ya nombradas de La BolúaResquilón, la Calzá La Concha o la de "Los Cuestos", lugar por donde antes de construirse la actual carretera por la "Peña Los Restillos" se subía y bajaba, pasando por La CapillaEl PalacioLa TejaLa Concha. De la misma forma los caminos también estaban bautizados, como el de El Puente Viejo.

Llaman particularmente la atención las que llevan la nombre de alguna persona, como las de MariVerdeja y la de Juan de Posá, la primera en Lles y la segunda en Tobes. Hay que investigar algo sobre el tema.

Nombres no se me ocurren ya más, a ver si alguien se acuerda de nombres de sitios y nos hace partícipes de su buena memoria. Entre todos seguro que hacemos un mapa con todos los nombres curiosos del pueblo.

La verdad es que, como decía al principio, hay pocas cosas que contar, pero uno se lía y al final se juntan unas cuantas... y se cuentan.

Este invierno la nieve no nos dio mucho que hacer, bueno, ni la nieve ni el hielo, que en Robriguero de vez en cuando suele hacerse protagonista provocando alguna que otra caída. Señal de que no hubo mucho es que en la antes nombrada marquesina, el ayuntamiento dejó unos cuantos sacos de sal, a petición de algún vecino, para que si fuera necesario se esparcieran por el pueblo. De todas formas hay que mirar por ellas, que todavía igual no alcanza ni con las que hay, porque el día de La Candelaria hizo muy buen día y eso por lo que dice la gente mayor, es señal de que el invierno está por llegar.

Ni el hielo, ni la nieve, ni el calor que pueda venir, será capaz de evitar la sorpresa que desde estos días espera al pasar la canal de la concha, en cuanto se da vista al pueblo. La imagen que hasta ahora conocemos de Robriguero está cambiando, ahora se parece un poco más a Sietes. Ahora solo falta hacerlo famoso…aunque el anonimato tampoco está tan mal.

Animo a todos a colaborar con cualquier dato que la gente quiera aportar.

 

{jcomments on}