Fin de la fiesta, Santiago en Robriguero un año más, hasta otra

Imprimir
Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Fecha de Publicación Visitas: 1770

Las mozas del ramuLas fiestas de Santiago y Santa Ana en Robriguero dieron a su fin. Este año en su mayoría transcurrió con bastante normalidad, con “cuatro” asuntos que destacaré en su lugar.

A grandes rasgos la cosa estuvo bastante animada: la parrillada, en misa, durante la tarde, pero sobre todo el domingo en el III Memorial Enrique Posada, en la bolera, donde se congregó más gente que nunca.

Como cada año el viernes plantamos la hoguera. Este año nos habíamos propuesto plantar una algo más pequeña, fuimos pa el ocalital, y cortamos la más cómoda y pequeña que había, o eso parecía, porque cuando la pusimos en el “Llanu Juliana”,

a todos les parecía grande, al menos por lo que pesaba. Podría ser perfectamente porque éramos “pocos” los que intentábamos despegarla del suelo. De todas formas, “a cuestas” o en brazos, el palu llegó al parque. Después de colocarla de frente al “torcu”, ni Dios se arrimaba a las cuerdas para ponerla en pie, llegando alguien a proponer hacerla tacos pa la lumbre. Pero no, finalmente Cotera revolvió a la gente y con la ayuda de unos cuantos chavales de la zona la pusimos derecha.

 

Es una pena ver que habiendo gente de sobra como había en aquella barra, prácticamente nadie se separara para ayudar pinala. Para evitar la desbandada que este año (y anteriores) sucedió, proponía Cotera que no se pusiera la parrilla a funcionar (y repartir la cena) hasta que la hoguera estuviera “piná”, y la propuesta no va a caer en saco roto. El año que viene esperamos más colaboración, que las cosas cuesta mucho hacerlas pa que se desprecien.

La parrillada discurrió como años anteriores, comida bastante (a nadie oímos decir que marchaba con hambre) y gente también, que por la cola que hacían, hambre debían tener.

La fiesta grande como siempre empieza con los gaiteros recorriendo callejas, esta vez volvieron “Los de Llonín”, pa a las doce y media ir pa la iglesia con el

Panorama de la bolera el Domingo por la tarde “ramu” tocando. La asistencia a misa este año fue algo mayor que los anteriores, puede que por la no coincidencia con el “Certamen del Queso” en Panes, que será este fin de semana. Destacó la mañana en el parque, donde no hubo mucha gente comparando con anteriores ediciones.

Durante la tarde se alzaron con los jamones del octavo concurso de tute, Carmen “la de la cafetería” y Julián “el del cabezu”, ganando a Paco “el andaluz” y José Luís Caraba, que se llevaron un par de botellas de vino.

La tarde también fue momento para subastar los roscos del “ramu”, pero fue una pena, la gente ya casi ni puja por ellos. Con más pena que gloria se encontró dueño a los 17, subastándose el grande dos veces gracias a Ramón Fernández.

Antes de todo esto, es decir, a eso de las 4 de la tarde, llegaba el tráiler de la orquesta, que ajustando el milímetro pasó el Puentellés y al llegar al pueblo, todo eran coches travesaos, que tras muchas vueltas pa encontrar los amos, se coló pa el parque sin más que un pequeño rasponazo a la casa de Martina. Por lo demás la orquesta durante su actuación contentó a la mayor parte del público, que no es labor fácil. Algo por el estilo fue la sensación que dejó el teclista “Velasco”, que con su música hizo que los descansos de la orquesta pasaran bastante inadvertidos, aunque, como él decía, la orquesta “África” era la que tocaba cuando él descansaba.

El momento más esperado fue la actuación de “Helena Bianco y Los Mismos”, que a la gente asistente en general parece que gustó, aunque también hubo a quien “ni fu ni fa” , pero que no tuvo el efecto llamada que debería y para lo que fue contratado, en definitiva, que llevamos un correctivo importante.

Domingo, día de Bolos. Desde bien temprano, a eso de las nueve y media, ya estábamos quitando la pila de MIERDA que una banda de desgraciaos había dejado esparcida por la Bolera, ya que a las 10 comenzaban las tiradas de los críos. Da verdadero asco ver como una recua de chavales jóvenes van por los sitios bebiendo hasta espatarrarse y dejando más mierda atrás que hierba come un elefante africano. Y es que todos alguna vez llevamos la bebida alguna fiesta, pero al menos los de mi grupo buscamos un contenedor en el que dejar los desperdicios. Ya no es por la lamentable imagen que aquella bolera daba, sino por el peligro que implicaba para la veintena larga de niños que esperaban para jugar. En conclusión, una tribu de guajes nos dejó la bolera como un patatal.

Tras la limpieza, comenzaba el III MEMORIAL ENRIQUE POSADA “POSTURAS” con las tiradas de los 24 críos. En las categorías benjamín-alevín ganó Ramón Álvarez (Llanes), seguido de David García (Noriega), y Rubén Noriega (Colombres). En infantil-cadete venció Álvaro Sampedro (Noriega), escoltado por Félix Erice(Noriega) y Diego Álvarez(Colombres).

Los críos que jugaron el  domingo por la mañana a los bolosPoco más tarde la peña de Ayto. P. Baja La Cortina derrotaba al equipo de Robriguero, formado por David, José Ramón, Milio y Rafa, por cinco juegos a uno, y a continuación se celebró un concurso de birles sobre cuatro bolas con victoria de Álvaro Sampedro, seguido por Alfredo Sampedro y Pepe Luis Sánchez.

El final de la tarde fue el momento del desafío entre Benito Fernández y Alfonso Díaz, que ante la ausencia de Óscar González a causa de una lesión de última hora, accedió generosamente a desplazarse

Alfonso Díaz, ganador del III memorial enrique Posada, birlando

 a nuestro pueblo, para finalmente salir victorioso.

En el concurso a ocho tiradas Alfonso derribaba 144 bolos ganadores frente a los 127 que tumbó Benito. Ese resultado le daba una ventaja de dos puntos a cero y a continuación se imponía en la primera tirada a corro libre tras tumbar 22 bolos frente a los 17 de Benito.

Alfonso Díaz recibió el trofeo, valorado en 4.000 euros y diseñado por Cecilio F. Testón, de manos deMilagros Posada, hija de “Posturas”.

La tarde sirvió además, para que los más pequeños saltaran y lo pasaran en grande en el castillo hinchable y los juegos infantiles organizados por algunas voluntarias chavalas del pueblo.

Como fin de fiesta, Miguel Ángel, el Gaiteru La Milera, tras tocar el himno de Asturias en la bolera en recuerdo de Enrique, amenizó el pincheo en el parque, que se remató con el chocolate, sirviendo como despedida “hasta el año venidero”, que dice el cantar del “ramu”.

Más imágenes de la fiesta y del III Memorial Enrique Posada "Posturas"

Javier E. Blanco Posada

{jcomments on}