El pico en Llamas

Imprimir
Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Fecha de Publicación Visitas: 1125

Esta semana el tema de conversación sin duda alguna es el fuego, ya tardaba, pero llegó a su cita, los pirómanos no descansan ni pierden el mechero (una verdadera pena).
Santiago Lorido en la procesión de SantiagoEl pasado martes podíamos observar como el principal emblema de las dos Peñamelleras, el que les da nombre, el Pico, ardía pasto de las llamas sin que mucho se pudiera hacer por evitarlo, más que lamentarlo y hacerle alguna foto para el recuerdo.Durante la mañana estuvo un helicóptero lanzando agua sobre el fuego para intentar apagarlo, pero no consiguió mucho, las llamas siguieron hacia arriba para llegar casi a la cima y luego bajar hacia los matos de la falda.Normalmente estos fuegos que "solo" afectan a vegetación, son considerados de "poco peligrosos", y realmente esa calificación es cierta, puesto que hasta que no se acerque a alguna casa o edificación no se convierte en peligroso; el problema es que raro es el fuego que en media hora no se pueda acercar a algo como cuadras o casas.
En este caso, desde que subió del Cares, o de las orillas más bien, quemó todas las cuestas hasta arriba, donde no hay más que hierba seca y matorral (además de árboles) que arde como gasolina, en definitiva, maleza. Lo peligroso es que se mueve deprisa y en poco tiempo se puede acercar a cualquiera de las cuadras que hay por las praderías de Bores o La Serna cerca de Matoju. Por el momento y esperemos que no suceda, no hubo daños más que la quema del monte, que no es poco.
Esta pasada semana, varias personas de Robriguero subieron a la cima del pico. Seguramente hayan sido unos privilegiados al poder ver y andar por la falda del pico antes de que ardiera.
La subida se lleva a cabo llegando a ver "allí abajo" La Molinuca, para luego subir por unas piedras y llegar casi a la cima, que aunque desde abajo pueda parecer llana, es ligeramente inclinada y llena de castros (piedras) y hierba.
La bajada puede ser algo más delicada, puesto que en la zona que comentaba de las piedras es mejor bajar de espalda (y así no ver de frente el precipicio).
Según me comentó en alguna ocasión gente de Bores, también se puede subir por la zona que da vista a Mier, pero es una zona más peligrosa.El Pico en Llamas
La semana pasada me comentaba una persona que había tenido que poner una nueva cerradura en el cementerio. Por más que busco, no se me ocurre a quien le podría estorbar una cerradura de alambre cuyo único cometido era el de mantener la puerta cerrada, puesto que si se queda abierta, el viento no para de abrirla y cerrarla. A ver lo que dura la recién colocada.
La seca de la que hablaba en semanas anteriores continúa. Algún día unas cuatro gotas cayeron, pero eso no es nada para la falta que hace. Los prados dan pena, llenos de calvas y grietas, además de rojos quemaos del sol. Un testigo bastante fiable de la falta de agua es el maíz. A pesar de aprovechar prácticamente cada gota de agua que cae, gracias a la disposición de sus hojas en forma de embudo, aún así está sufriendo bastante el exceso de rayos solares.
Hace ya tiempo, allá por Junio, comentaba que este año tendríamos dos bodas en la iglesia de San Pedro de Tobes, parroquia a la que pertenece Robriguero. Una, la de Olga y José Ramón ya se celebró, el día 7 de Julio, y la otra, la de Lorena y Tino se celebrará el próximo día 15 de este mes. En su día publicaré una foto de los novios. Si no escribo nada antes, que les salga todo según lo previsto y sean muy felices.
La noticia triste de estas semanas no podía ser otra que la del fallecimiento del párroco D. Santiago Lorido. Repentinamente murió, una persona tan joven, una pena. Fue quien ofició la misa de Santiago el día de la fiesta de Robriguero. Lo recordaremos sobre todo por lo cercano a la gente que era. Que descanse en Paz.
Javier E. B. P.